volver a página principalleer otras críticas
  ... la extravagancia, el refinamiento y la sensualidad de un poeta que amaba a Grecia...

 
 
   
 
 

 

 

photos by charly borja 2013 - Copyright ©

 

 

 

 


Kavafis

Dirección: Helena Tritek

Espectáculo teatral basado en la
obra literaria de Konstantinos Kavafis


Elenco:
Milagros Almeida,
Natalia Cociuffo,
Stella Brandolín,
Eugenia Lencinas,
Erica Spósito,
Maximiliano Accavallo,
Ariel Gangemi,
Diego Lorenzo,
Martín Piñol,
Carlos Ponte,
Alejandro Viola

Asistente de Dirección: Gerardo Maleh

 

 

Miércoles 21hs
Teatro LA COMEDIA Sala 3 - Rodriguez Peña 1062
Reservas: 11 4815-5665 - Platea $ 80.-
Duración: 70 minutos

 

 

 

 

 

 

 

 

La opinión de charly borja - setiembre 2013 Copyright ©

Alejandro Viola compone a un Konstantinos Kavafis refinadísimo, con una notable sensibilidad a flor de piel.

Es mérito de su avezada directora doña Helena Tritek el haber aprovechado las dimensiones y la misma decoración de dos de las salas de la ex mansión de la familia Devoto que ahora forma parte también del Teatro de La Comedia, y en ellos arma esta original obra teatral que contiene glamour y mucha reminiscencia de bellos momentos en donde se exaltaba el amor furtivo y que el sensible Kavafis tan bien describía en su poesía.

 

 

 

 

La obra presenta muchos momentos en donde lo bizarro se emparenta con lo sensual y lo nostalgioso, plasmado en canciones, maquillajes e impecables vestuarios que pintaban toda una época llena de suntuosidad pero en donde también la atracciónsexual no tenía límite de sexos.

Kavafis, una obra sofisticada cuya estética visual y lírica está al servicio de los sentidos de aquel refinado espectador quien sabrá gozarla como es debido para su propio deleite.

Alejandro Viola


Acerca de Alejandro Viola (actor)
Director y cantante del grupo músico/teatral Los amados.
Autor y director de la obra La extraviada, actualmente nominada a 3 premios ACE (mejor obra musical, mejor director, mejor actriz). Actor en el musical La familia Addams en el teatro Opera.
Acerca de Ariel Gangemi (actor)
Es parte del elenco de la obra teatral " La Extraviada " de Alejandro Viola. Actualmente nominada a 3 premios ACE (mejor obra musical, mejor director, mejor actriz)
Acerca de Diego Lorenzo (actor)
"Te veré en otro atardecer" Teatro La Comedia. Jueves 21hs. dir. Carlos Rivadero
"Los hermanos Tirabola" Teatro Sr. Duncan. Viernes21hs. dir: Victoria Boveri y Federico Saslavsky
Acerca de Carlos Ponte (actor)
“Saverio, mi cruel” (versión libre de “Saverio el cruel” de R. Arlt) de Edgardo Dib. Teatro Becket, Setiembre 2013.
Acerca de Maximiliano Accavallo (actor)
Es parte de la banda de jazz de Carlos Acosta
El 17 de agosto estrena "Intento Garbo" en teatro " La Comedia ".
Acerca de Milagros Almeida (actriz)
Forma parte del elenco de "Los Amados".
Solista de la banda, "Millie almeida et les manontroppo"
Acerca de Natalia Cociuffo (actriz)
Actualmente ensayando "COMPANY" (prox estreno en septiembre en teatro " La Comedia ")
Grabando una tira juvenil "SEÑALES"
Haciendo show en el Faena Hotel con Cocktail Tour los viernes.
Acerca de Martin Piñol (actor)
Próximo estreno, "Quien sabe Beto" de y dirección de Francisca Ure.
Acerca de Eugenia Lencinas (actriz)
"Sipita julicha" teatro "El Popular",
Cine estrenos 2013: "Rouge Amargo" y "Puerta de hierro"
Acerca de Stella Brandolin (actriz)
“Saverio, mi cruel” (versión libre de “Saverio el cruel” de R. Arlt) de Edgardo Dib. Teatro Becket, Setiembre 2013.

Acerca de Helena Tritek (directora)
Dirige "33 variaciones" con Lito Cruz y Marilú Marini en el teatro Metropolitan.

Acerca de Gerardo Maleh (Asistente de Dirección)
Es parte del elenco de "Mecánicas", Con la dirección de Federico Buso.
Ciclo de Radio teatro llamado " La Radio en el Teatro" con Nora Carpena. Dirigido por Victor Agú.


Acerca de Constantino Kavafis

Nació en Alejandría el 29 de abril de 1863, y moriría en Atenas el 29 de abril de 1933. Su padre fue un acaudalado comerciante. Su madre pertenecía a una aristocrática familia originaria de Constantinopla.
Kavafis se desempeñó por 30 años como funcionario en una oficina gubernamental del Ministerio de Obras Públicas de Egipto.
Su poesía, no solo destila sensualidad sino además reivindica la creencia griega que afirma que la historia es cíclica.
Debió ocultar su homosexualidad debido a las conservadoras costumbres y leyes de la época pero dicha sublimación no le impidió desarrollar una obra de gran riqueza literaria y temario extenso: amor, política, exilio, miedo a lo desconocido, espiritualidad, sexualidad, deseo, soledad, vejez. Temas de reconocida actualidad.


La obra de Cavafis, desde unos inicios alimentados por la lectura de parnasianos y simbolistas franceses, es madura, exigente, habitada por una refinada cultura grecolatina y una subyacente ironía. Obra corregida sin cesar hasta la perfección (algunos poemas fueron elaborados por espacio de diez años), consta de ciento cincuenta y cuatro poemas que consideró acabados y forman la edición canónica, más cierto grupo de otras composiciones que a su juicio no habían encontrado todavía su forma definitiva. Interesado por la historia, Cavafis compuso con frecuencia poemas no sobre grandes momentos históricos, sino sobre las decadencias después de los mismos, como el famoso Esperando a los bárbaros, El dios abandona a Antonio o Ítaca, algunas de cuyas frases han pasado a ser proverbiales. También son muy leídos hoy sus poemas homoeróticos, que cantan las excelencias sensuales del amor furtivo, como "Recuerda, cuerpo...". Los mejores poemas de Cavafis concentran la experiencia humana de una forma intemporal y por ello ha influido notablemente a autores de la poesía de la experiencia, como Jaime Gil de Biedma. Sus piezas históricas más inspiradas pintan con gran fuerza cuadros realistas y decadentes de un pasado poco conocido y ciertamente fascinante: el oriente helénico, desde la antigüedad hasta el presente; los reinos griegos postalejandrinos, la sujeción a Roma, Bizancio, el ascenso del Cristianismo y la convivencia de lo pagano y lo cristiano. Demuestra que, como creían los griegos, la historia es cíclica, e insufla los sentimientos de la nostalgia y del miedo a lo desconocido en sus evocaciones. Posee el secreto de recrear la atmósfera cotidiana de los tiempos ya pasados.


En sus poemas homoeróticos, asoma la flaqueza y la debilidad que acecha en los peores momentos, la atracción sexual intensamente física ligada muchas veces al cristiano sentimiento de culpa y la impotencia ante el paso del tiempo.


El estilo de Cavafis rehúye conscientemente la retórica, pero muestra un distanciamiento grave e inteligente, solemne e irónico a la vez. Por sus poemas desfilan jóvenes chaperos ingenuos y deseables, personajes históricos contemplados en sus momentos de mayor humanidad, gentes anónimas de la calle y objetos vulgares y corrientes que de pronto adquieren un profundo valor simbólico, como por ejemplo las velas encendidas y apagadas que representan el curso de la vida.


Fue E. M. Forster quien divulgó en Europa la poesía de Cavafis. En España su influencia es determinante en la obra de Jaime Gil de Biedma (1929-1990) y sus seguidores y, a partir de sus primeras traducciones al español, fue leído con fruición, sobre todo por los llamados poetas Novísimos, especialmente de José María Álvarez, poeta que realizó una de las primeras traducciones de su obra y en cuya poesía, además, se refleja una acusada influencia del poeta griego. Entre otros poetas españoles influenciados por la obra kavafiana, podemos citar Luis Antonio de Villena, Juan Luis Panero, Fernando Quiñones, Ramón Irigoyen o Luis Alberto de Cuenca. Se ha discutido mucho sobre la influencia de Cavafis en Luis Cernuda, con quien compartía homosexualidad, desprecio por la rima y por el lenguaje solemne, pero –en realidad y aún admirándolo- Cernuda conoció poco la obra del alejandrino4 . Constantino Cavafis fue también una figura influyente en el novelista británico Lawrence Durrell, en cuyo Cuarteto de Alejandría es una presencia permanente. Su poema Esperando a los bárbaros fue fundamental en la concepción de la novela homónima del escritor sudafricano John Maxwell Coetzee.


Su obra no apareció publicada en griego hasta 1948 (edición que contenía los 154 poemas canónicos del autor, es decir aquellos que él personalmente había decidido que se publicasen). Esos mismos poemas se publican traducidos por primera vez en inglés en 1951