"Orejas caídas y hocico cilíndrico"
El público allí cerquísima del protagonista, sufriendo con él, adentrándose en ese sube y baja por momentos demencial que propone don Marcelo Bertuccio en su elaborado personaje cuya psiquis limita con el perfil de un "borderline" jugándose entre los mares de la tranquilidad y la propia tempestad que avizora un inevitable trágico final.
 
 

 

 

 

 

 

photos by charly borja 2012 - Copyright ©

 

 

 


Orejas caídas y hocico cílindrico

"está muy feo todo afuera / me están matando los chanchos"

 

 

 

 

 

 


Dramaturgia, dirección e interpretación Marcelo Bertuccio


Luz/Diseño gráfico: Javier Alemanno

Producción: Magui Lanziano

Música Original (2001): Gustavo Lucero

Espacio: Eduardo Spíndola

Vestuario/Fotografía: Dany Torta

Asistencia: Mercedes Wyler


Miércoles 7 y 21 de diciembre /21 hs./

Querida Elena•/Pi Y Margall 1124 - La Boca Dulce

De qué se trata?
"La obra podría interpretarse de muchas maneras, pero una muy valiosa que es la de darse cuenta de lo frágil que puede ser la psiquis, nos hace preguntarnos: ¿sufro por la tragedia, o será que yo mismo soy la tragedia?"

 

 

 

Marcelo Bertuccio en magnífica actuación.

 


La opinión de charly borja - marzo 2012 Copyright ©


En esta obra el multifacético y multifuncional Marcelo Bertuccio expone en la intimidad de una casa todo su histrionismo escénico es que toda su locura y pasión por la actuación se refleja en este personaje atormentado, sufriente, bastante enfermizo mentalmente hablanco, en fin, una persona que pareciera que va a estallar en cualquier momento provocando un hecho de sangre, porque en la pasividad por momentos reflejadas en sus palabras, presagia la tormenta que sobrevendrá inexorablemente sobre el final de esta obra.


Sentado en una mesa cenando sopa de chancho, de alguno de esos que tiene en su granja que cuida como oro ya que se le fueron extinguieron como prólogo de su propia autodestrucción, Bertuccio vocifera, reflexiona, se enoja con el mundo, con los chanchos y consigo mismo queriendo en el fondo salvarse de su propio drama interior, su soledad fatua.

 

 

 

 

 

 


Excelente obra, con una actuación por demás sobresaliente de Marcelo Bertuccio quien actoralmente “pone toda la carne sobre el asador” para meterse de lleno en un personaje nada fácil, diríamos casi al borde de la demancia pero que él domina con su aplomo actoral.

 

 

 

... chanchito no te vayas, chanchito vení que sólo quedamos tu y yo...

 

 


Acerca de la obra:

A diez años de su estreno, en diciembre de 2001, interpreto mi propio monólogo en Querida Elena los miércoles 7 y 21 de diciembre a las 21 horas, para continuar, con una función mensual, durante todo el año 2012.
Esta obra fue dirigida por mí en numerosas ocasiones en diversos espacios de la Capital (Centro Cultural Recoleta, Templum, Alucía, Ciudad Konex, Apacheta, CIC), en Córdoba (Teatro La Luna), en Madrid (Estudio Recabarren) y en París (Centre National du Théâtre). También han aborado el texto Sergio Mundet, Paula Gallarino y Mercedes Lloret.
Ha tenido una gran aceptación en Francia, donde fue editada en traducción de Armando Llamas por Les Solitaires Intempestifs, y estrenada en Théâtre National de La Colline y Comedie Française Studio (Paris) con dirección de Michel Dydim, en Mousson d’Étè Festival con dirección de Claude Guerre -versión emitida en Radio France Culture-, en Chok Théâtre (Saint-Etienne) con dirección de Natalie Fort, y en Festival Itinéraires Singuliers (Dijon) con dirección de Sébastien Canet.
También está traducida al alemán por Christina Ruf.