Reglas, Usos y Costumbres En la Sociedad Moderna
El riquísimo texto del francés Jean Luc Lagarce se hace carne en una muy buena actuación de Gerardo Begérez quien es el encargado de quitarle el velo a las buenas costumbres y mostrar sus debilidades.
 
   
 
photos by charly borja 2011 - Copyright ©
 

 

 

 


ERNESTO CALVO PRODUCCIONES (España) presenta a

Gerardo Begérez

en


Reglas, Usos y Costumbres En la Sociedad Moderna


De Jean Luc Lagarce


Versión y Dirección: Ernesto Calvo


TEATRO LA COMEDIA
Jueves 7,14,21 y 28 de abril 21 hs.
Rodríguez Peña 1062
Buenos Aires

Jueves de Abril 21 hs.

 

De qué se trata?
En un salón literario francés, el personaje de una Dama inspirada en la figura de la baronesa Blanche Staffe, ofrece una reunión sobre el comportamiento correcto en sociedad. Como una especie de misionera de la tradición, desgrana con precisión y fino humor, las diferentes reglas que han de ser respetadas en la organización de las principales ceremonias que marcan la vida: bautizo, compromiso de boda, matrimonio, bodas de plata, de oro y entierro.

Obsesionada por asegurar el exhaustivo respeto de la estética oficial en todas sus variantes, deja colar sus comentarios personales, amargos o poéticos, como si quisiesen adueñarse del juego de la vida, controlarlo, reconocerse en el espejo del mismo. En el fondo, se nos cuenta el fracaso de la vida organizada, de la previsión, de la construcción de la felicidad por medio de las apariencias, y lo que vemos es el temor de lo imprevisto, de la imprecisión, del desorden.

 

 

 

 

La opinión de charly borja - abril 2011 Copyright ©

 

El bizarro personaje que encarna el histriónico y joven actor Gerardo Begérez logra transmitir ese clima de intimidad con el público para que la “dama” anfitriona logre enumerar diversos tips sobre el comportamiento del hombre y de la mujer, en la Sociedad.

Las diferentes estapas por la que debe atravesar una pareja desde el primer encuentro de conocimento mutuo, los primeros roces sexuales, el compromiso, el matrimonio y luego la interminable rutina en la que se embarca parando en diferentes puertos llamados bodas, de plata y de oro.

 

 

 

 


El exquisito texto presenta un humor irónico que Begérez comparte a manera de chusmerío de Palacio con el público asistente, allí ubicado muy cerca de él para que se produzca ese feedback sublime de cada encuentro teatral.


La escenografía es minimal, pero es la necesaria para recrear el clima palaciego y señorial en el que debe necesariamente transcurrir la acción, otros rubros importantes de la puesta en escena lo conforman la excelente iluminación y el vestuario que realza la notable actuación de Gerardo Begérez quien sostiene sobre sus espaldas todo el peso dramático de esta comedia tan sui géneris del escritor Jean Luc Lagarce.

 

 

 

 

 


Interesante actuación de Gerardo Begérez en un unipersonal de extraña belleza, una obra que en verdad le saca la máscara a las "buenas" Reglas, Usos y Costumbres En la Sociedad Moderna.

 

 

 


 

 

 

Acerca de JEAN-LUC LAGARCE


Jean-Luc Lagarce nació el 14 de febrero de 1957 en Héricourt (Haute-Saône). Su infancia transcurre en Valentigney (Doubs) donde sus padres son obreros en las fábricas Peugeot.

En 1975 se traslada a Besançon para estudiar filosofía donde a la vez es alumno del Conservatorio de arte dramático de la Región. En 1978 funda con otros alumnos una compañía de teatro aficionado, el Théâtre de la Roulotte (como homenaje a Jean Vilar) en la que asume el papel de director montando textos de Beckett, Goldoni así como sus propios textos: La Bonne de chez Ducatel o Erreur de construction.

En 1979 France Culture difunde su obra Carthage, encore en el Nuevo repertorio Dramático dirigido por Lucien Attoun, quien de forma regular grabará sus textos. En 1981 continúa sus estudios de filosofía y redacta una tesina de licenciatura con el título de Théàtre et pouvoir en Occident. Tras su encuentro con Jacques Fornier, el Théâtre de la Roulotte se convierte en compañía profesional y alterna creaciones de autores clásicos, adaptaciones de textos no teatrales y puestas en escena de piezas del propio Jean-Luc Lagarce.

En 1982, Jean-Claude Fall dirige Voyage de Madame Knipper vers la Prusse Orientale (su primer texto montado por un director externo a la compañía) en el Pequeño Odeon programado por la Comédie Française. Este texto es el primero que se publica en forma de tapuscrito por Théâtre Ouvert. Jean-Luc Lagarce verá pocos de sus textos montados por otros directores (posteriormente a 1990 ninguno lo será), pero no se sentirá por ello un autor “maldito”, ya que sus obras eran accesibles, leídas e incluso puestas en escena.

En 1983 es becario del Centre national des lettres, así como en 1988. Abandona sus estudios de filosofía cuando preparaba su tesis de doctorado sobre la noción de sistema en Sade, y se dedica a la escritura y a la dirección.
En 1990, fija su residencia en Berlín gracias a una beca de escritura (Premio Leonardo de Vinci). Allí escribe Juste la fin du monde, el primero de sus textos rechazado por todos los comités de lectura del país vecino. Durante dos años deja de escribir dedicándose a la dirección, realizando adaptaciones y dedicándose a encargos tales como (Comment j’écris en Du Luxe et de l’impuissance), texto esencial en su obra que retomará íntegramente en su último texto, Le Pays lointain.


Reconocido de nuevo como autor al final de su vida, podrá asistir a la creación de J’étais dans ma maison et j’attendais que la pluie vienne en Théâtre Ouvert (fieles amigos que le habían encargado este texto) dirigido por Mireille Herbstmeyer a la que había conocido en el Conservatorio de Besançon en Les règles du savoir-vivre dans la societé moderne. A partir de este estreno, renace su figura como autor.


Jean-Luc Lagarce es uno de los más prolíficos autores franceses de fines del siglo XX pues, en sus 38 años de vida, escribió 23 obras. No obstante, cuando muere de SIDA en 1995, era ya un director de escena conocido, aunque no un autor reconocido. La mayoría de sus obras no sólo no habían sido estrenadas, sino que eran incomprendidas por la mayor parte de directores y críticos. Como ocurre tantas veces, el conocimiento real de su obra comienza tras su desaparición, y lo hace al mismo ritmo que la de otro insigne desaparecido de la época: Bernard-Marie Koltés.

Lagarce es hoy uno de los autores más deseados. Este año será programado en la sala Richelieu de la Comédie Française, al igual que lo fue el año pasado Valère Novarina, como también lo hará Michel Vinaver el año próximo, y de la misma manera que lo está ahora, envuelto en la polémica, Koltés.

En 1988 descubre que es seropositivo, pero los temas de la enfermedad y de la desaparición ya están presentes en su obra. Siempre rechazará la etiqueta de “autor del SIDA”, afirmando, tal y como declarara Patrice Chéreau, que la enfermedad no es un tema.

Su fallecimiento se produjo en 1995 durante los ensayos de Lulu.
Como él mismo dijera con humor: Nacer no es complicado. Morir es muy fácil. Vivir entre estos dos acontecimientos no es necesariamente imposible.
Music Hall es una de sus obras más difundidas y, además, una de las más lúcidas de su autor.